Hace muchos años alguien que visitó nuestro hogar dejó escrito lo siguiente en un libro de visitas que teníamos: "Tienes una vida que poco dura, sólo que haces para Cristo perdura". Este ingenioso juego de palabras abrió mi "apetito" sobre las frases que hablan del tiempo.

 

Eclesiastés 3:1-8
Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora: Tiempo de nacer y tiempo de morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado; tiempo de matar y tiempo de sanar; tiempo de destruir y tiempo de construir; tiempo de llorar y tiempo de reír; tiempo de estar de duelo y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar y tiempo de dejar de abrazar; tiempo de buscar y tiempo de perder; tiempo de guardar y tiempo de arrojar; tiempo de romper y tiempo de coser; tiempo de callar y tiempo de hablar; tiempo de amar y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra y tiempo de paz.

 

 

Toma tiempo…
Toma tiempo para vivir: Es el secreto del éxito.
Toma tiempo para pensar: Es la fuente del poder.
Toma tiempo para jugar: Es el secreto de la juventud.
Toma tiempo para leer: Es el fundamento de la sabiduría.
Toma tiempo para amistades: Es la fuente de la felicidad.
Toma tiempo para reír: Ayuda a aliviar las cargas de la vida.
Toma tiempo para soñar: Ata el alma a las estrellas.
Toma tiempo para Dios: Es la única inversión duradera en la vida.

 

 

El tiempo es...
Una de las expresiones de la gracia de Dios;
Una de las evidencias de que Dios tiene misericordia de ti;
Un regalo envuelto en el papel de la edad;
Un bien que tienes que administrar con esmerado cuidado;
Pero sobretodo es.. .
La antesala de la evidencia de que un día Jesucristo viene por segunda vez. ¿Estás preparado para cuando el tiempo deje de existir?. (Jonathan Bernad)

 

 

Estadística
Si un año tiene 365 días, es decir 8.760 horas, o lo que es lo mismo 525.600 minutos, dicho en otras palabras 31.536.000 segundos, ¿por qué cuesta tanto ponerse un momento a orar? (Jonathan Bernad)

 

 

Pequeño matiz
Es muy distinto el concepto del tiempo que tenemos nosotros del que Dios tiene. Dice la Biblia que para él un día es como mil años, y mil años es como un día. Evidentemente Dios no tiene el mismo tipo de reloj que nosotros. (Jonathan Bernad)

 

 

Mi reloj
Tengo un reloj que tiene sus agujas en perfecto estado; la maquinaria está, igualmente, en óptimas condiciones; incluso la correa está nueva. Pero hay un pequeño problema: hace tiempo que no funciona; ¿por qué?, pues hace tiempo que no le doy cuerda. Si tu existencia es correcta, tu familia es genial, tu trabajo es lo que realmente aspiraste, pero no tienes a Jesucristo en tu corazón, ¡estás como mi reloj!. Deja que él dé "cuerda" a tu vida. ¡Búscale! (Jonathan Bernad)

 

 

No es demasiado tarde
"¡Es demasiado tarde!" ¡Ah! Nunca es demasiado tarde. Catón aprendió griego a los 80; Sófocles escribió su gran "Edipo" y Simónides arrebató el premio de poesía a sus compañeros cuando cada uno tenía más de 80 años; y Teofrasto, a los 90, había comenzado su obra "Caracteres de los hombres". Chaucer, en Woodstock, con sus ruiseñores, a los 60, escribió sus "Cuentos de Canterbury". Goethe en Weimar, trabajando hasta el fin completó el "Fausto" cuando ya tenía 80 años.¿Entonces, qué? ¿Nos sentaremos ociosos y diremos: La noche ha llegado; ya no hay más día"?. La edad es una oportunidad no menor que la misma juventud, aunque con otra vestidura; y cuando se desvanece el crepúsculo de la tarde, el cielo está lleno de estrellas, invisibles de día. Nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer lo bueno. ¡Nunca!. (C. Swindoll "Desafío a Servir")

 

 

Tiempo para los demás
Nunca nadie comprendió a nadie. No tenemos tiempo para observar a los demás, ni tiempo para entenderlos: solamente se tiene tiempo para censurarlos. (Henri Becque (1837-1899) Dramaturgo francés)

 

 

Tiempo y agendas
Estadísticamente está probado que cada año se venden más agendas. Todo el mundo anda ocupado. Cada día oigo más incesantemente, e incluso digo: "no tengo tiempo", cuando deberíamos, quizá, decir: "no sé buscar tiempo". Y sé que todos tenemos ocupaciones urgentes e importantes. ¡Qué pocas veces se ve una línea en la agenda que diga: estar a solas con Dios!. él no espera el tiempo que nos sobra sino el primero del día, el más fresco de cada jornada, pero ¡qué difícil es levantarse unos minutos antes!. Ojalá nuestras agendas comenzasen cada día antes para estar a solas con Dios; seguro que el resto del tiempo cundirá más. (Jonathan Bernad)

 

 

Algunos refranes
Si eres paciente en un momento de ira, escaparás a cien días de tristeza.  (Proverbio chino)
Disfruta hoy, es más tarde de lo que crees. (Proverbio chino)
Añorar el pasado es correr tras el viento. (Proverbio ruso)
La paciencia es un árbol de raíces amargas pero frutos muy dulces. (Proverbio chino )
Pronto y bien, rara vez se ven. (Proverbio español)
Repara tu trineo en el verano, y tu carreta en el invierno. (Proverbio armenio)
La respuesta más rápida es la acción. (Proverbio americano)

 

 

La enciclopedia
Un año que termina no es sino la evidencia de una bendición que Dios permitió en tu vida durante 365 días; un año que concluye es la constatación de que la eternidad es algo que trasciende más allá del tiempo; un año que se va es el portavoz de que nuevas bendiciones vienen de camino el año siguiente; un año que fenece es como el tomo de una enciclopedia que sabes que sigue en el tomo siguiente. En definitiva, los años son la evidencia de que Dios ha puesto en cada corazón eternidad y que somos responsables de cómo los hemos aprovechado. Nuestras vidas son las páginas; los días la tinta; los años el tomo y nuestro buen Dios el editor (Jonathan Bernad)

 

 

Tu libro
Hoy, en esta noche de fin de año, cierras un volumen más en la historia de tu vida. Cuando comenzaste este libro era tuyo, te lo puso Dios en las manos, podías hacer de él lo que quisieras: un poema, una pesadilla, una oración. Podías, hoy ya no puedes, ya lo has escrito, ahora es de Dios; él te lo va a leer todo, con todos sus detalles, ya no puedes corregirlo, ahora forma parte del pasado; piensa unos momentos en esta última noche del año. Toma tu libro y hojéalo, despacio, deja pasar sus páginas por tus manos y por tu conciencia. Ten el placer de leerte a ti mismo; lee todo... repite aquellas páginas de tu vida en las que pusiste tu mejor estilo. Lee aquellas otras que nunca quisieras haber escrito. No, no intentes arrancarlas: es inútil, ten valor para leerlas. Son tuyas, NO puedes destruirlas, pero puedes anularlas cuando escribas en tu volumen siguiente. Si lo haces así, Dios las pasará de corrido en tu ultimo día.Repasa tu libro en esta última noche del año; hay en él trazos eternos de ti mismo. Es un drama apasionante en el que tú eres el primer personaje. Tú en escena con Dios, con tu familia, tus mensajes y con tu vida. Tú lo has escrito con el instrumento de tu libre albedrío. Es tu libro misterioso que en su mayor parte (la más interesante) no puede leerlo nadie más que Dios y tu.Si sientes deseos de besarlo, bésalo; si tienes ganas de llorar, llora fuerte sobre sus viejas páginas, en este día que termina el año. Pero sobre todo, eleva una oración sobre tu libro viejo. Tómalo en tus manos, levántalo hacia el cielo y dile a Dios desde el fondo de tu corazón ¡Gracias, dios mío, y perdóname! Después ponlo a los pies de Cristo. No importa cómo esté, aunque tenga páginas negras Cristo sabe perdonar. Esta noche te dará Dios otro libro completamente en blanco y nuevo. Es todo tuyo, vas a poder escribir en él lo que quieras. Pon el nombre de Jesús en la primera página; después pídele humildemente que no te deje escribirlo solo; dile que siempre te tenga de la mano y del corazón. (Anónimo)

 

 

Reloj y oración
Si oras cinco minutos al día, al cabo de la semana habrás orado treinta y cinco minutos. Si oras ese tiempo, al cabo del año habrás orado un día y medio. Y... un día y medio de oración tiene que cambiar tu vida, tiene que cambiar la sociedad. ¿Realmente estás convencido de que la oración tiene poder? (Jonathan Bernad)

 

 

Alimentación
¿Esperarías ser una persona sana si sólo tomas un alimento el domingo por la mañana? ¡Por supuesto que no! ¿Piensas que serás una persona llena de salud espiritual si esperaras hasta el domingo por la mañana para digerir las verdades espirituales? Un tiempo devocional diario es la respuesta. Simplemente debes apartar un rato cada día para estar ¡a solas con Cristo! Pronto tendrás satisfacción en hacerlo. ¡Serás un cristiano que goce de buena salud espiritual!.

 

 

 

 

Para saber el valor de…
Para saber el valor de un semestre: Pregúntale a un estudiante que aprobó el examen final.
Para saber el valor de un mes: Pregúntale a una madre que dio a luz prematuramente.
Para saber el valor de una semana: Pregúntale al editor de una revista semanal.
Para saber el valor de una hora: Pregúntale a los amantes que esperan para verse.
Para saber el valor de un minuto: Pregúntale a la persona que perdió el tren, el autobús o el avión.
Para saber el valor de un segundo: Pregúntale a quien haya sobrevivido a un accidente.
Para saber el valor de una milésima de segundo: Pregúntale al atleta que ganó una medalla de Plata en las Olimpiadas.

 

 

 

 

Aunque…
Aunque... sientas el cansancio
Aunque... el triunfo te abandone
Aunque... un error te lastime
Aunque... una traición te hiera.
Aunque... una ilusión se apague
Aunque... el dolor queme tus ojos.
Aunque... ignoren tus esfuerzos
Aunque... la ingratitud sea la paga
Aunque... la incomprensión corte tu risa.
Aunque... todo parezca nada...
Vuelve a empezar
 

 

 

 

 

Varias frases sobre el tiempo
No hay ventaja alguna en conocer el futuro; al contrario, es doloroso atormentarse sin provecho. (Cicerón)

A veces el fracaso señala que es tiempo de cambiar la dirección. (John Maxwell)

Cada experiencia lleva en sí misma su lección. (Frank Herbert)

La paciencia tiene más poder que la fuerza. (Plutarco)

Nunca te olvides de sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido. (Charles Chaplin)

Tengo un día. Si lo sé aprovechar, tengo un tesoro. (Gabriela Mistral)

Hay que ser remero antes de llevar el timón, haber estado en la proa y observado los vientos antes de gobernar la nave. (Aristófanes)

Si te paras a contar los días de sol y los nublados en el año, verás que los días serenos han sido los más. (Ovidio)

La perseverancia es un gran elemento del éxito, si tocas el tiempo suficiente con la fuerza necesaria la puerta, estarás seguro de despertar a alguien. (Henry Longfellow Wadsworth)

Si a tus dificultades las llamas experiencias y recuerdas que cada una de ellas te ayudó a madurar, crecerás fuerte y feliz, sin importar cuán adversas parezcan las circunstancias. (Anónimo)

Nuestras horas son minutos cuando esperamos saber, y siglos cuando sabemos lo que se puede aprender. (Antonio Machado)

Para el hombre laborioso, el tiempo es elástico y da para todo. Sólo falta el tiempo a quien no sabe aprovecharlo. (Gaspar Melchor de Jovellanos)

No seas veleta, no empieces a cada momento algo nuevo, fíjate el objetivo y persíguelo hasta el fin. (Robert Reinick)

Apresúrate; no te fíes de las horas venideras. El que hoy no está dispuesto, menos lo estará mañana. (Ovidio)

Cien años de injusticia no hacen derecho. (George W. F. Hegel)
 

© SE RECUERDA QUE PARA LA PUBLICACIÓN DE CUALQUIER ARTÍCULO DE ESTA WEB CONSULTAR PREVIAMENTE POR E-MAIL.

www.cristianoimperfecto.com
E-mail:cristianoimperfecto@cristianoimperfecto.com