Aquí figuran frases oídas en sermones.

 

Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría (Eclesiastés 7:10)

 

Pon tu alma a tono con Dios antes de que el concierto del día comience

 

Admira lo que Dios te muestra y no tendrás tiempo de buscar lo que te esconde

 

Dios no permite la ociosidad en el cristiano.

 

Es posible que ahora no entiendas el porqué de muchas cosas que suceden en tu vida, pero las entenderás después: Dios es fiel a su pacto.

 

No hay excusas para que no abras la Biblia cada día y sigas sus pautas: ¡están tan cerca de tí!

 

El Seņor Jesús le puede dar sentido a tu vida, no esperes más, acéptalo ahora.

 

Hoy es momento para ponernos a considerar cómo está nuestro grado de compromiso y realización para el Seņor

 

La paciencia es la antesala de la victoria.

 

Al diablo le encanta vernos acelerados.

 

Vivir recordando batallas pasadas es reconocer que vivimos en fracaso en el presente.

 

El tiempo del silencio precede al tiempo de la libertad.

 

El silencio en el Seņor no son minutos de inactividad sino de intimidad.

 

El silencio precede a la victoria.

 

Siempre hay una oportunidad, una necesidad, para interceder.

 

Toda oposición a Dios no tiene futuro.

 

La vida cristiana o se vive las veinticuatro horas del día o es pantomima.

 

La falsedad no tiene larga vida.

 

Un minuto de oración es un bocado de eternidad.

Su misericordia sigue visitándonos hoy no como una historia pasada sino como una realidad viviente.

No debemos perder nunca el anhelo de que lo mejor en Seņor está por venir.

La falta de respuesta jamás debe ser motivo suficiente como para que dejemos de interceder por los que sufren o por necesidades.

La adoración no es un acto eclesial del domingo.

Nuestra responsabilidad no es hacer cábalas con el tiempo sino ser obedientes a Él.

Moisés fue llamado al ministerio cuando tenía solamente 80 aņos.

Lo que da fuerza y solidez a la vida no es la edad sino la fidelidad a los principios de Dios.

 

© SE RECUERDA QUE PARA LA PUBLICACIÓN DE CUALQUIER ARTÍCULO DE ESTA WEB CONSULTAR PREVIAMENTE POR E-MAIL.

www.cristianoimperfecto.com

E-mail:cristianoimperfecto@cristianoimperfecto.com