No espere que le pidan ayuda; actúe cuando vea la necesidad.

Jamás da el alma humana mejor prueba de fortaleza y nobleza que cuando renuncia a la venganza y se atreve a perdonar una ofensa.

Feliz es el que perdona; muy feliz es que olvida que tuvo que perdonar.

Jamás el odio ha sido apaciguado por el odio; el odio se destruye con el amor, esta es una regla eterna.

El que hace sufrir al prójimo se causa daño a sí mismo. El que ayuda a los demás se ayuda a sí mismo. (L. Tostoi)

Para borrar nuestras faltas a los ojos de los hombres son precisos torrentes de sangre; pero ante Dios basta una sola lágrima.

Límpiate el dedo antes de señalarme.

Sea fuente, no desagüe.

Nunca deje pasar una buena oportunidad de quedarse callado.

Todos los que no tienen algo importante que decir hablan a gritos.

La ignorancia se demuestra más hablando que callando.

El sabio siempre quiere aprender; el ignorante siempre quiere enseñar.

Es imposible ver una puesta de sol y no soñar.

La convivencia cristiana no es simplemente tolerar a los demás; es agradarles... ¡segín Cristo!

Una gran vida no se basa en una proeza sino en la acumulaciín de muchas cosas sencillas

La verdadera fe es como una cometa; un viento contrario simplemente... ¡la hace subir más alto!

Andar con Cristo es ¡fascinante!

Cuando yo me preocupo por ti, cuando tu te preocupas por mí, ¡nuestras almas se benefician!

Nuestra mente es la cocina de nuestras acciones

Siempre estoy dispuesto a aprender aunque no siempre me gusta que me den lecciones (Winston Churchill)

En toda historia hay tres lados: el tuyo, el mío y la verdad.

Cuando quiero justificar mi verdad lo más probable es que diga mentiras.

Cuando estés triste sonríe, porque más vale una sonrisa triste que la tristeza de no saber sonreír.

Suerte es cuando la oportunidad se encuentra con la preparación (Anónimo)

Saber callar es un arte que no todos dominan; el mundo está lleno de parlanchines que se escuchan hablar y agotan a los que los rodean.

Dios ama a cada uno de nosotros como si sólo hubiera uno a quien amar (Agustín de Hipona)

Recuerda que cualquier cosa que valga la pena, lleva en sí el riesgo del fracaso (Lee Iacocca)

Solamente cuando está lo suficientemente oscuro podemos ver las estrellas

Los errores poseen su valor, aunque sólo en alguna ocasión; no todo el mundo que viaja a la India descubre América. (Erich Kastner)

Quien no encuentra ningín fallo en sí mismo, necesita una segunda opinión

Muchas personas están demasiado bien educadas para no hablar con la boca llena, pero no para no hacerlo con la cabeza vacía. (Orson Welles)

En la creación vemos la mano de Dios; en la redención vemos su corazón (Nuestro Pan Diario)

La crítica es indulgente con el cuervo e inexorable con la paloma. (Juvenal)

La educación es la capacidad para afrontar las situaciones que plantea la vida (Dr. J. G. Hibben)

El conocimiento es fuerza y permite atacar sin riesgo, conquistar sin derramamiento de

sangre, y tener logros superando a los demás (Sun Itzu)

Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos. (Francis Bacon)

Nunca se entra por la violencia dentro de un corazón (Moliere)

Cuando huyas de las tentaciones no dejes tu nueva dirección postal para que te remitan la correspondencia.

Andar por la calle es inevitable. Encontrarme basura es inevitable. Ensuciarme con la basura es evitable.

La mayoría de los educadores continuarían dando clases sobre navegación aunque el barco se estuviera hundiendo (James H. Boren)

Uno de los remedios más eficaces para que las cosas no cambien nunca por dentro es renovarlas constantemente por fuera. (Antonio Machado, poeta español: 1895-1939)

Pensar no hace daño.

El césped siempre crece más verde al otro lado de la valla.

El desierto no es la tierra prometida; no hay que construir nuestra casa allí. (Nilsa Jurado)

Las personas viajan para sorprenderse con las montañas, los mares, los ríos, las estrellas, pero pasan por sí mismas sin maravillarse. (Agustín de Hipona)

Cuanto más pequeño es el corazón más odio alberga. (Vítor Hugo)

Escoge siempre para leer libros que te harían quedar bien si murieras súbitamente durante su lectura. (Patrick Jake O'Rourke)

Si dices la verdad no tendrás que acordarte de nada. (Mark Twain)

Si no quieres que el mal exista, no obres mal. (Leon Tolstoi)

Mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo. (Marco Tulio Cicerín)

El horizonte está en los ojos y no en la realidad. (Ángel Ganivet)

La disciplina es no perder de vista lo que se quiere alcanzar. (David Campbell)

Estar presente es más que encontrarse en un lugar. (Malcom Forbes)

Los sueños y la perseverancia son una poderosa combinación. (William Longgood)

Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender. (Charles Dickens)

La sabiduría es conocer lo que se debe hacer; la virtud es hacerlo. (David Starr Jordan)

No es dichoso aquel a quien la fortuna no puede dar más, sino aquel a quien no puede quitar nada. (Francisco de Quevedo)

La tristeza es un muro entre dos jardines. (Kahlil Gibran)

Es más fácil hacer leyes que gobernar. (Leon Tolstoi)

Quien quiera construir torres altas deberá ahondar mucho en los fundamentos. (Anton Bruckner)

La fe nunca conoce hacia dónde es conducida, pero ama y conoce a Aquel que la conduce.

Dios nunca te cerrará una puerta, sin abrirte otra.

El Arca de Noé fue construida por aficionados guiados por la mano de Dios; el Titanic por profesionales.

Esperad grandes cosas de Dios. Emprended grandes cosas por Dios. (William Carey)

El hombre todo lo perfecciona en torno suyo; lo que no acierta es a perfeccionarse a sí mismo. (Alphonse Karr)

¿Qué es lo que más quiero hacer? Esto es lo que no debo dejar de preguntarme ante las dificultades.(Katherine Mansfield)

Peor que ver la realidad negra, es el no verla. (Antonio Machado)

Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos. Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande. (José Ortega Y Gasset)

Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco. (Benjamin Franklin)

Más vale buena esperanza que ruin posesión (Miguel de Cervantes)

El alma más fuerte y mejor constituida es la que no se enorgullece ni se enerva con los éxitos y a la que no abaten los reveses. (Plutarco)

La burocracia es un mecanismo gigante operado por pigmeos. (Honoré de Balzac)

La conciencia del ridículo suele ser más molesta que la conciencia del pecado. (Amado Nervo)

Una buena conciencia es una fiesta permanente. (Robert Burton)

 

© SE RECUERDA QUE PARA LA PUBLICACIÓN DE CUALQUIER ARTÍCULO DE ESTA WEB CONSULTAR PREVIAMENTE POR E-MAIL.

www.cristianoimperfecto.com
E-mail:cristianoimperfecto@cristianoimperfecto.com